jueves, 30 de agosto de 2007

Valiste la pena.

Valiste la pena.
Valió la pena la espera.

Los antojos contagiados, los enojos, y los sustos.

Valió la espera de la noche anterior también.
Las horas sin poder dormir y las sillas incomodas.

El esperar y voltear con la mirada esperanzada cada vez que se abría esa puerta. Valió y valiste la pena. Hasta aguantarse las ganas de llorar con solo verte.

Valiste tanto la espera..


:)

3 comentarios:

Puckis dijo...

que hermosa pansita
si no es ofensa o indiscrecion
es tuya?
(:

Bam dijo...

awwwww!! ahora pon una del recien nacido!! digo, para conocerlo y eso jaja

Nico es nico dijo...

QUE CHIDO ESCRIBES, NETA ME GUSTO... AY SORRY POR LO METICHE Y FELICIDADES POR EL KERUBIN.